Puntal del Cuerno.

Domingo, 5 de Marzo de 2017.

El tiempo en este final de invierno nos tiene un poco despistados, tan pronto es primavera avanzada, como retrocedemos al invierno más crudo. El caso es que esta semana ha terminado con un poco de nieve, y nosotros vamos a hacer una pequeña ruta en la sierra de Valdecabras. Sí, volvemos a la sierra de Valdecabras, la semana pasada disfrutamos de una mañana primaveral entre las rocas y hoy veremos la otra cara de estas tierras.

La verdad es que según viene la climatología, este verano apunta a ser duro como pocos, lo que vemos hoy no deja de ser un espejismo, estamos alternando días como estos con nieve y nieblas, con otros días de temperaturas extremadamente altas para la época del año en que estamos. El resultado es que la poca humedad que nos trae esta nieve, se nos seca en dos días, nos tendremos que ir acostumbrando a esto, aunque no nos gusta nada.

Dicho todo esto, vamos a deleitarnos con unas imágenes que este año han escaseado, pero como hoy las tenemos pues disfrutaremos de ellas. Hemos dado un paseo desde el mirador de Uña al Puntal del Cuerno, con sus vistas al valle del Júcar, claro, que hoy de vistas nada de nada, y nosotros encantados con esta circunstancia.

Todos los días que salimos de ruta nos surge alguna anécdota, y la de hoy no es cuestión menor, siempre comentamos la dificultad que entrañan los días de niebla, y hoy hemos comprobado como en lo más conocido nos podemos despistar fácilmente. Ya digo que hemos ido desde el mirador de Uña al puntal del Cuerno, y el caso es que a la vuelta, nos hemos querido acercar a la ceja de esta muela y de que nos hemos dado cuenta caminábamos en dirección contraria a nuestro destino, estábamos volviendo al puntal. Nosotros solemos llevar GPS, y hoy nos ha ayudado a salir de nuestro error. 

Anécdotas aparte, hemos disfrutado de este ambiente mágico de una mañana de niebla en el monte, últimamente días como este se están poniendo muy caros.

Poco más que añadir, niebla, agua y nieve, y una temperatura muy buena dadas las circunstancias.



Lo bueno de la nieve es que nos trae el agua que estamos deseando.

Empezamos a caminar, vamos a pisar nieve, ¡que ganas!.

Hoy viene Javi, y es el que más disfruta con la nevada, aprieta las bolas como un diablo.

Caminamos por los viejos carriles.

Y luego campo a través.

Entre los bujes.

Javi encantado.

Una parada técnica para comentar la jugada.



Y la niebla que cada vez se hace más densa, el viento que dominaba al principio de la mañana se está calmando.

Encaramos la cresta que nos conduce al puntal.

Y claro, hoy no tenemos vistas ningunas.

Enfrente tendríamos el valle del Júcar y los cortados de La Muela de La Madera.
Esto sería en una mañana despejada.



El caso es que después del almuerzo, nos hicimos la foto de familia.
Foto de grupo, reponer fuerzas, el viento quedó totalmente en calma, cuatro fotos y pusimos rumbo de vuelta al mirador.





Encaramos de nuevo esta cresta que conduce al puntal, pero ahora de vuelta.

Otra cosa buena de las lluvias o de las nevadas, es que la indeseable Procesionaria, queda ahogada en los charcos y lagunas que se forman,

Volvemos por el pinar envuelto en nieblas.

Y nos volvemos a mirar en este espejo, a ver si la primavera viene algo más lluviosa y conservamos estas aguas.

Hoy la ruta ha sido corta, pero no por ello menos interesante que cualquier otra, terminamos en Villalba de la Sierra, con los tercios de rigor. Animarse a salir en cualquier circunstancia, que no os arrepentiréis. 

Aquí os dejo el enlace al trazado de la ruta de hoy:



Hasta pronto!!!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada