Pr Cu 78 Subida a la Muela, Nacimiento del Río Cuervo. Serranía de Cuenca.

 Lunes, 20 de Septiembre de 2021.


A punto de terminar el verano, y aprovechando el puente de San Mateo, se me ocurre hacer el sendero Pr Cu 78. Unos días antes apareció en prensa la noticia de que ya se encontraba homologado por el organismo pertinente, el paraje no tiene desperdicio, así es que vamos a ver que nos encontramos.

En el siguiente enlace podemos ver la información del sendero: Subida a la Muela Se trata de un sendero Pr, muy bien señalizado, que discurre en su mayor parte atravesando magníficos pinares. Con dos puntos clave en el trazado, en los que tendremos muy buenas vistas sobre el Monumento Natural del Nacimiento del Río Cuervo, aparte de la riqueza botánica que nos vamos a encontrar en forma de un buen bosque de Acebos, diría que centenarios, sobre el mismo nacimiento. No hace falta recordar por tanto, que estamos en un paraje de un valor ambiental incalculable. 

Claro está, estamos en el Monumento Natural del Nacimiento del Río Cuervo, y esto son palabras mayores. Aunque ya no lo frecuentamos como antaño, siempre que se viene por aquí hay que hacer la visita pertinente. No es la mejor época, pero es un buen complemento al sendero que hoy nos ocupa. De hecho, yo he enlazado los dos recorridos.

Con el vehículo estacionado en la zona de aparcamiento, las cómodas pasarelas hacia el nacimiento nos están llamando. Llegaremos hasta la pradera que hay sobre la segunda cascada, y sin llegar a la surgencia, bajamos para enlazar con el Pr Cu 78. Vamos a ir por partes.


En estos miradores serranos, nos encontramos entre el cielo y la tierra, casi podemos tocar esas nubes.


Solo caminar al abrigo de este pinar, ya merece la visita.

La cuestión es que nos encontramos a 20 de Septiembre, y el agua ya es muy escasa.

Apenas unos pequeños hilos de esperanza.

Pero, ¿Cómo no hacer esta foto?. La "menos vista" de la Serranía.

En la parte de arriba, lo mismo, el agua.......... 

El sendero que hoy vamos a hacer, realmente empieza en la zona del aparcamiento, y no sube a las cascadas del nacimiento. Lo que ocurre es que lo lógico, si venimos aquí, es verlo antes o después de la ruta. Yo lo voy a ver antes de empezar el sendero. Este monumento natural, tiene un mantenimiento muy aceptable, todo este entorno natural se encuentra acondicionado para que la gran cantidad de visitantes, no suponga un impacto irreversible en el medio que pisamos. Así nos encontramos con unas pasarelas de madera que nos llevan a las cascadas, y unas escalinatas que nos ayudan a remontar hacia la surgencia. Hoy yo subiré hasta la parte alta de la segunda cascada, desde donde podemos ir hacia la surgencia, hoy no vamos, o hacia abajo por el margen derecho del río, esta será nuestra opción para esta mañana de Septiembre.


Una vez vistas las cascadas, que aunque no tengan mucha agua, siempre es un lujo estar aquí, bajamos de nuevo para enlazar con el pr 78. Omito fotos del río, no está en un buen momento y vamos a respetar su ciclo vital.

Aquí lo tenemos, este punto enlaza ambos senderos, el de las cascadas y el de la Muela, nosotros ahora vamos hacia la derecha para darnos un baño de monte.

Por que hoy el sendero es principalmente, un sendero de monte. 

Con las hierbas acusando los rigores del verano que termina.

Vamos a seguir las marcas, que ahora están "calentitas".

Y caminamos muy cerca de la carretera, pero en medio de este denso pinar de albares. Esto solamente ya es un lujo que tenemos al alcance de la mano.

Nos gusta el monte, que vamos a hacer.

Ahora vamos a empezar a subir a la parte alta de la Muela. En principio de manera suave, y luego ya se pone un poco más tirante, nada del otro mundo.

Los prados están pidiendo agua, pero es según los mires, por que si miras hacia atrás.....

....desde el mismo lugar, la cosa cambia según se mire.

El caso es que estamos entrando en el otoño, y los escaramujos lo saben.

Ahora empieza la subida, aquí hay que estar muy pendientes de las marcas del sendero, ya que la senda propiamente dicha no está muy marcada.

Con las marcas blancas y amarillas no hay problema.

Y si hablamos de comienzo de Otoño, no pueden faltar estas florecillas, que con solo verlas parece que se refresca el ambiente.

El caso es que estas laderas con sus bujes y su hierba fresca, son las que nos gusta remontar.

Estamos a punto de llegar a la parte más alta de la Muela, solo nos falta superar este pequeño escalón, que por un portillo bien marcado se remonta sin problema.

Y así es, ahora estamos arriba, la mañana avanza, hay que hacer una parada.

Y paro, y monto este bodegón serrano. Hay que hacer por la vida.

Podemos decir que estamos a mitad de ruta. Ahora vamos a caminar por la parte alta de la muela, aprovechando carriles y avanzando rápido hasta el siguiente punto clave del día. Aunque realmente son dos lo puntos, y están muy cerca uno de otro. llegaremos al mirador del Cuervo, y veremos el bosque de Acebos que coronan esta muela. Otro lujo que nos sale al paso.


Siguiendo las marcas no hay pérdida en estos senderos.

Aprovechando los viejos carriles de esta Muela, avanzamos rápido.

Y empiezan a aparecer estos reyes del monte. Los Acebos. 

Con sus frutos a medio madurar.

Y ese porte recio que les caracteriza.

Llegamos al mirador del Cuervo, un buen mirador de todo este rincón donde nace nuestro río más popular.

A la izquierda de este mirador, y siguiendo la cuerda que viene desde el Cerro de San felipe, vemos aquel collado, por el ya bajamos en una ocasión al Cuervo hace muchos años, una mañana de agua a mansalva. 

Aquí lo vemos bien, delante de nosotros, el rincón del Cuervo, y allí al fondo hacia la izquierda el Cerro de San Felipe.

Debajo de nuestros pies, la zona de subida a la surgencia del Cuervo. y allí al fondo un poco a la derecha, el alto de la vega.

Un mirador como este, sin su pino seco, no es nada.

Si giramos un poco la vista a mano derecha, encontramos todo el valle donde se encuentran diseminados los barrios de Vega del Codorno.

Una vez ubicados seguimos marcha, y seguimos encontrando Acebos.

Y algún níscalo que otro.

En la parte final de la ruta, enlazamos con el Pr-Cu 79. que viene desde el estrecho de San Blas pasando por el Cerro de San Felipe. 

Y aquí los indicadores del Parque Natural Serranía de Cuenca.

Desde este punto, empieza un constante y pronunciado descenso hasta el aparcamiento, pero antes pasamos por otro mirador donde tendremos una vista panorámica del rincón del Cuervo.

Estamos en la parte contraria del rincón.

Allí a la izquierda tenemos el mirador en el que estuvimos hace un rato.

Ya solo nos queda dejarnos caer por este sendero bien marcado.

Hasta llegar al punto de partida. 


Al final ha salido una buena mañana, recorriendo este nuevo sendero. Un sendero de monte como ya dije, con sus vistas en el rincón del Cuervo, sus joyas botánicas, y el colofón de las famosas cascadas del río Cuervo. Poco más podemos pedir para una jornada de senderismo. Lo hemos recorrido al final del verano, pero yo siempre digo que para conocer bien un terreno, hay que venir en todas las estaciones del año. Y se me ocurre, que si hubiese algo de nieve, este sendero será de diez.

Otra cuestión de interés en estos senderos, es el hecho de enlazar dos trazados, así podemos hacer travesías mas ambiciosas por la serranía, con la tranquilidad de tener a mano el marcado que nos guía. Buenas travesías se podrían hacer por estos montes, ¿os imagináis tener la serranía de Cuenca, surcada por senderos señalizados pudiendo enlazar pueblos o albergues intermedios? Y no me refiero al GR- 66, si no a una red de senderos enlazados todos entre si. ¡Por soñar!. 

En cualquier caso, no dejéis de venir a conocer estos montes, con o sin señales.


Hasta pronto!!!





Para terminar el año. Ruta navideña por los bordes del Cambrón. Serranía de Cuenca.

Domingo, 12 de Diciembre de 2021.

Terminamos otro año bastante "entretenido", vamos a dejarlo así, y nosotros hacemos nuestra tradicional ruta y comida navideña. Para esta ocasión, nada de berenjenales, ruta fácil y cómoda para todos los públicos. Vamos a dar un paseico por el borde del Valle del Cambrón, en la sierra de Valdecabras. Con inicio en Fuente Albilla para visitar el nacimiento que han instalado los amigos del Club BTT Los Gansos de Sanfer, nos asomamos al valle, recorriendo algunas de las formaciones rocosas más características de este lugar. La mañana está fresca a primera hora, pero el sol se encargará de calentar el ambiente a medida que avanza el día. Esto es pan comido.

Como llevamos un Ganso en el grupo, no nos costó nada encontrar dicho Nacimiento. Autorretrato y seguimos marcha. 

El valle del Cambrón, empieza como tal prácticamente en la zona de Fuente Albilla, aunque realmente el Arroyo nace bastante más arriba, en la muela de Valdecabras, por la zona del alto de Mirabueno, o al menos así lo encontramos en el mapa. Dicha zona la visitamos unas semanas antes, cuando pudimos disfrutar de la primera gran nevada del Otoño.


Llegando a los altos de Mirabueno, la nieve hizo acto de presencia.

Joven arroyo del Cambrón, que va cogiendo reservas para el año.

Pero hoy es otra historia, y nos asomamos a las cuevas que hay en esta cabecera del Valle.

Aquí también estuvimos cuando Filomena, y los carámbanos de hielo se descolgaban desde ahí arriba.

Una cueva con entrada......

......y salida.

Y unas rocas que dan mucho juego en cámara.

Aquí el "Cómo se hizo".

La verdad es que han buscado una cavidad de lo más adecuada.

Y modernos que son, con su código Qr y todo.

Nos asomamos a ver la fuente y seguimos marcha por los bordes del valle.

Y van apareciendo rocas, a modo de pequeñas ciudades encantadas, estamos muy cerca de ella.

Y algún Acebo, no muy común por estas altitudes, pero todavía se conservan buenos ejemplares.

Va entrando la mañana, y el sol en el valle.

Valle que se va abriendo poco a poco.

Vamos por la parte más umbría, pero en la parte de enfrente, el sol reluce en la roca.

Pasamos por callejones.

Nada que envidiar a otros.

Y rocas caprichosas.

Esta es muy buena época para disfrutar también de los musgos. 

Y de esas puertas con vistas al valle.

Parece que me llaman para el almuerzo. Haremos allí una parada al sol a reponer fuerzas.

Y desde allí, tenemos muy buenas vistas al valle, con la Peña del Algibe en el centro, detrás está el valle del Océñigo,y el antíguo Monasterio abajo.

Aquí la peña del Algibe un poco más de cerca.

Hecha la parada, seguimos transitando por callejones como este.

Reparando en los musgos que cubren toda esta zona.

Y en las vistas de la otra parte del valle, con el marco que nos prepara el pinar.

Toda esta sierra de Valdecabras, ha sido muy trabajada por los pastores, con lo cual, los viejos muros nos los encontramos en cualquier rincón.

Nos hacemos otra foto de grupo en la otra puerta al valle.

Y nos topamos con estas madres recién paridas. Malas fechas para venir al mundo!!!!!

Este cordero ya estaba más espabilado.

Pero este apenas se tenía en pie, con el cordón umbilical todavía fresco. Pocas horas de vida tenía.

Desde aquí ya vemos muy bien las casas del valle.

Y si tiramos un poco de zoom valle abajo, allí al fondo vemos hasta el estrecho de Priego.

Estamos sobre las rocas conocidas como Pico de la Grulla, desde aquí calibramos la parte central del valle.

De repente, dos cabras a la fuga. De un tiempo a esta parte, proliferan por toda la serranía, e incluso en el entorno mas próximo de la capital. Estas no quieren cuentas con nosotros.

Estamos en la parte más alta de todo este borde del valle.

Y desde aquí, con estas vistas, vamos a poner rumbo de vuelta al punto de partida, pero ahora volvemos por camino de forma más rápida. Se avecina la hora del aperitivo, y hoy no lo vamos a perdonar.

Desde aquí vamos a dar la vuelta, hemos venido disfrutando del entorno, de las vistas al valle y de esa Ciudad Encantada constante que tenemos en la Sierra de Valdecabras. Ahora toca la segunda parte de la jornada, nuestra comida navideña, para celebrar un año más La Vida.                         


Cada año una puesta en escena, aunque los pulmones parece que van un poco a menos, jajajajaja.


El caso es que hemos terminado un año más, hemos caminado, hemos sufrido esa incertidumbre que nos acecha desde hace un tiempo, y tras algún que otro tropiezo, hemos podido celebrar que estamos todos aquí de nuevo. El próximo año seguiremos caminando y lo seguiremos contando. 


Y con esta imagen, en la que todos los que estamos somos, aunque no están todos los que también lo son, os deseamos.....


¡Felices fiestas!


Hasta pronto!!!