Arroyo de la Hortizuela.

Domingo, 12 de Junio de 2.016.


Hoy vamos a empezar a remediar el "abandono" en que tenemos a esta zona de la Serranía. Por el tipo de rutas que hacemos normalmente, el Escabas queda un poco mas alejado de lo que nos gustaría, pero hoy nos hemos decidido y vamos a conocer uno de los arroyos que vierten sus aguas en este río.

Empezaremos por algo sencillo, el de la Hortizuela que todavía lleva agua parece una buena opción, a ver si podemos remontarlo sin mojarnos.


Pasamos el pueblo de Las Majadas, bajamos al albergue de Tejadillos y ponemos rumbo a Poyatos. Un poco antes de llegar al cruce con la carretera de Poyatos, dejamos el vehículo y comenzamos la caminata. Hemos de cruzar el río Escabas, pero no hay problema, hay un puente y viejos carriles que comunican con la zona del Cerviñuelo. Aquí llega el Arroyo de la hortizuela, al que se une el Arroyo del Valle. Si remontásemos este último llegaríamos a Arroyo Frío y su Cascada del Fraile, que vimos en esta ruta. Pero hoy iremos por el de la hortizuela, que si lo remontásemos completamente llegaríamos muy cerca de la casa de Los Olmos.

La idea es hacer la ruta circular, subiremos por el barranco y luego buscaremos las crestas que quedan a nuestra derecha, entre espinos y bujes, para volver.

Lo primero que nos encontramos esta mañana, son las cristalinas aguas del Escabas.




Pero mirando hacia el otro lado de la carretera, bajo aquellas rocas está Poyatos, mas tarde lo veremos.




Empezamos a caminar en esta soleada mañana, y enseguida nos encontramos con La Casa del Valle. Una construcción muy bien conservada. Muy cerca de aquí se unen los arroyos del Valle y la Hortizuela.

Descartamos el arroyo del Valle, y seguimos por el de la Hortizuela. Se remonta facilmente, por aquí ha hubo un carril, ahora destrozado ya por el paso del tiempo y del agua, no en vano en muchos tramos el viejo carril es el cauce mismo del arroyo.


Nosotros vadearemos en varias ocasiones el arroyo, es sencillo de piedra en piedra.




A la izquierda vemos por donde sube el viejo carril.









Este es el tramo donde mas se cierra el barranco, pero se puede pasar sin dificultad, ya vemos que no hay mucha agua.








A partir de aquí se abre el valle.













Estos vallejos serranos son calizos como ellos solos, no nos sorprende encontrarnos esta gran piedra tobacea.




O grandes bloques calizos a ambos lados del barranco.




Y sobre la roca, todo tipo de vegetación asomada al abismo.




Estamos llegando a la Hortizuela.












Y nos encontramos alguna pradera en esta zona donde se ensancha el valle.




Seguramente que estas tierras fueron cultivadas en tiempos.




La vieja casa de la Hortizuela, hoy en ruinas a pesar de su aspecto robusto, nos sugiere que aquí hubo población estable. Estos barrancos servirían en tiempos remotos como vías de comunicación entre distintas zonas de la sierra, entre dos núcleos de población como son Poyatos y Las Majadas, encontramos varias casas de este tipo, la de los Olmos, la del Cerviñuelo, esta de la Hortizuela, la del Valle.... seguro que me dejo alguna, en fin que la sierra vivió tiempos de mayor actividad, y penurias.




El caso es que sus muros aguantan estoicamente.




Y el paraje es una maravilla, dan ganas de reconstuir inmediatamente.






Unos metros mas arriba de esta casa, el barranco se abre en dos. Nosotros continuaremos por el de la derecha, que es el que en el mapa viene como de la Hortizuela, aunque el agua viene por el otro. Ahora seguiremos por un cauce seco y pedregoso.

En un principio es senda.






Que finalmente se confunde con el cauce.





Aunque les falte el ingrediente principal, siempre es un placer remontar estos barrancos.




Estamos llegando cerca de la cabera del barranco, en el mapa vemos que estamos cerca de la fuente de los cariones. Ahora, para hacer la ruta circular, subiremos por la ladera de la derecha, campo a través, en busca de unos viejos caminos que nos devolverán al punto de partida. No tenemos imágenes de la subida debido a lo dificultoso del terreno y la espesa vegetación,  a base de buje y espinos que nos obligaron a emplearnos a fondo.




Una vez arriba, desde la loma del Cuarto y tirando de zoom, vemos Poyatos.




Volvemos ahora en sentido contrario, pero paralelamente al arroyo, allí abajo estaría la casa de la Hortizuela, en el fondo del valle.




Vamos a bajar ahora por esta bonita senda, que nos dejará junto a la casa del Valle de nuevo. Frente a nosotros el arroyo del Valle.




Solo nos restan unos metros de descenso.




Y con otra mirada a Poyatos nos despedimos.


Bueno, mejor nos despedimos con esta imagen de los barrancos por los que hemos ido subiendo, tomada el día anterior desde el Balcón de Pilatos, durante otra ruta que hice con los amigos de "Cuencaminando" a la dehesa de los Olmos.

Total, que pasamos una gran mañana, hemos conocido otro barranco de una zona a la que sin duda volveremos, y es que todo este valle del Escabas, guarda rincones únicos que iremos descubriendo poco a poco.

Al final unos diez kilómetros, y unos tercios en Villalba.


Hasta pronto!!!






6 comentarios:

  1. No me resisto a contarte una anécdota que le ocurrió a mi padre en la Casa de la Hortizuela. Finales de los cuarenta o principio de los cincuenta (no se acuerda muy bien pues ya tiene 92 tacos)Subieron con las caballerías desde Cañamares a cortar varas de buje para las judías (entonces toda la huerta de Cañamares estaba sembrada de judías y patatas). Para los profanos en horticultura, las varas se clavan en el suelo para que trepen las plantas de las judías) Las varas de buje son las mejores porque tardan mucho en "podrirse" y se evitan estar yendo todos los años a cortar. Ahora, como está todo de mimbre no se cortan varas. Bueno. Vamos. Era la época del maquis. Mi padre y los otros hombres llegaron ya de anochecida a la Hortizuela y vieron salir humo de la casa. Se alegraron un montón. Llamaron y no les abría nadie. Casi echan la puerta abajo. Entonces uno de los hombres se asomó por una rendija de una ventana y vio a la Guardia Civil con los fusiles apuntando a la puerta. Los de Cañamares empezaron a gritar para identificarse y cuando los guardias estuvieron seguros les abrieron; se creía la benemérita que los que acababn de llegar eran los maquis. Si hubieran entrado a la fuerza los hubieran acribillado. Luego pasaron la noche juntos y al amanecer se marcharon los guardias y les dijeron que no hicieran fuego en la casa, pero era tanto el frío que tenían que incumplieron la orden. ¡Qué vida más dura han llevado estas gentes de la Sierra! Lo siento Toni. Tenía que contarlo. Compréndelo. Es mi padre...y como siempre, GENIAL. Eres muy, pero que muy bueno. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ignacio, tremendas historias las que se vivieron en la sierra, habría para más de un libro.

      Siempre que vemos construcciones de estas echamos un rato imaginando lo que en ellas se vivió.

      Seguro que si lo lee Toni le gustará, jejeje.

      Gracias por este comentario, y por compartir con nosotros estos recuerdos.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Acabo de darme cuenta del equívoco. Como Magia Serrana y vosotros utilizais el mismo tipo de blog y los contenidos son semejantes os he confunndido. Lo siento. Ha sido un despiste que espero que no os moleste. Mantengo mi comentario en toda su extensión y os agradezco que lo mantengáis también vosotros. Intentaré que mi padre vea las fotos de la Casa de la Hortizuela, aunque ya tiene la vista muy quemada.Gracias y disculpas. Un abrazo para vosotros y seguro que Toni no se sentirá celoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes estar tranquilo Ignacio Bermejo, desde luego que no nos molesta, además esta confusión ha servido para corroborar lo que ya intuíamos, que en estos parajes se vivieron épocas de trabajos y penurias que casi no podemos imaginar, me ha gustado mucho el relato de aquella vivencia.

      Por otra parte, si no has notado la diferencia con Magia Serrana, es que algo estamos haciendo bien, jajajajaja. Lo que hace Toni es un gran trabajo de documentación y constancia, lo nuestro.... el día a día de nuestras rutas.

      En cualquier caso, si alguna vez sientes la necesidad de comentar alguna ruta de las nuestras no lo dudes.

      Un saludo y gracias por tus palabras.

      Eliminar
  3. ¿Cómo quedó el monte despues del incendio? No he podido ir a verlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola nicolás, pues imagínate, una pena.

      Hay una gran zona muy afectada, empieza a recuperarse un poco el monte bajo, pero le va a costar unos cuanto años para ver algo de luz. En esta ruta no pasamos por zonas afectadas, pero desde la carretera se puede comprobar el desastre.

      Un saludo.

      Eliminar